sendero de nieve

Luna de nieve, caminando por la costa. Acompañada de dos seres y un sendero que me alumbra. ¿Hay algún sendero que bifurca? Luna de nieve, en la contemplación de la impermanencia me ilumina. Es un sendero de pura vida, muerte, latencia. Hoy estamos, mañana no sabemos. Observa este momento a ojos cerrados. Observa sin ver. Contempla la contradicción y abrázala sin miramientos, sin juzgar, sin acción. ¿Qué me dices, Luna? “La mar y sus elementos te lo están diciendo. Es tan evidente... templanza en todos tus movimientos. Fluye como las olas. Enciende tu camino con la mecha crepitante del término de un ciclo. No te olvides del cielo y sus estrellas, mucho menos de la Tierra. Encuentra en elles las respuestas a tus guerras. En un mundo impermanente debes estar consciente de conectar con los espacios que te entrega el medio ambiente. Abraza, besa, ríe, llora. Siente al máximo lo que tu ser implora. ¿Le escuchas? ¿Eres capaz? ¿Aceptas el desafío de olvidar tu nombre, tu ego y practicar el desapego? No te preocupes que nunca alumbraré el barco de la opresión “ Chaltumai, Kuyen!!!! Nuevos bríos en mí fluyen. Es un momento tan bello que podría imaginar mi muerte en tu sendero luminoso como un momento fuerte, sin instante veleidoso.