Arcana IX

Estar en constante movimiento. A veces plena, otras abrumada. Las personas y su presencia, el ruido de un celular, voces que no paran de parlotear. Ojalá la burbuja fuera real. Hay días en que mi mente no me deja descansar. Es tan confuso... Querer y no querer. Estado de soledad. Estado paranoica. Estado ermitaña. Como nunca lo había visto en mí. ¿Seré anormal? ¿Qué es normal? El reloj no para de avanzar. Senderos sembrados cada vez más lejanos, más lejos de mí. Apartarme del mundo para no contaminarme más. Explorar el modo ermitaña en profundidad. Ser incomprendida en esta sociedad nunca fue tan real. Arrastrar los pies en medio del huracán. Desear un momento en el día para nutrirme del silencio, indagando en él. ¡Pero cómo gritan los pensamientos esperando ser elegidos! ¡Esperando permanecer en el tiempo! ¿Con cuál me quedaré hoy? Quizás con aceptar, como yo quiero ser aceptada. En mis silencios y desorden mental. Frío en los huesos. Frío álmico. Anhelar un abrazo enfrentando mi asociedad. Un abrazo sincero que ahora no llega. Penas. Ciclididades. Cuesta entender. Más les vale decir que voy premenstrual. Qué difícil abrazar los sentimientos sin prejuicios y con honestidad... Lágrimas otra vez... Hierba de san juan para aminorar el desconsuelo y lanzarme a la cama. Largos días, escasos descansos. Duerme, niña, duerme. Mañana volverás a renacer, con nuevos fuegos, con otra piel.