Sábado se fue a dormir y Napoleón no es un número primo

El jueves no podía terminar su comida. La rutina le había hecho daño y todo alimento era más de lo que jueves podía digerir. Viernes vivía la melancolía de las repeticiones de su playlist de Lo-Fi, y cantaba, cantaba con una voz cálida y susurrante. Sábado tomaba mucho. No podía consigo mismo; sus dolores eran los dolores del mundo. Domingo rumiaba con el pasado y con los silencios de los que hoy se arrepiente. Lunes siempre cansado de una existencia siempre cíclica le dice a Martes que por favor ya deje esa computadora porque Miércoles tiene terapia y toma clases de Spoken Word.

Los 7 hermanos viviendo en pandemia son treméndamente monótonos, recursivos y transitivos. Los siete son enanos y están en el pico de su juventud. Demasiado energía les hace daño, demasiado ser ellos mismos les carcome la psique.

-pingüino